sábado, 29 de septiembre de 2012

La farsa de la Moncloa



Me cansaba de tanta voz en off, tanto monólogo, tanta impersonalidad, quería hacer algo distinto sin renunciar a mis adoradas quintillas, sextillas y otras hierbas. Espero que os guste mi sainete, entremés, farsa o como ustedes quieran llamar a esta humilde obra teatralizada y encasillada, como todo en este blog, por las rimas consonantes y la carencia de grandes recursos estilísticos, vocablos altisonantes y profundidad moral. No obstante, creo que he logrado más o menos plasmar la idea de lo que mejor caracteriza a este país, la enorme brecha que existe, ya no entre territorios, sino entre las clases dirigentes que actúan en su propio beneficio y aquéllos a quienes gobiernan que, además de no ser escuchados, pagan los errores de los primeros.





                                En septiembre, el día 20,
                                en Moncloa, en sus salones
                                se juntaron dos valientes
                                a entablar negociaciones.
                               
                                Uno quiere autonomía
                                y el otro atarle bien corto.
                                Nadie cedió, fue un aborto
                                y se armó la algarabía.

(se sientan en la sala y comienzan ruegos, preguntas y desprecios)                               

Mas                       Marianico de mi vida,
                                amigo del corazón,
                                ¿me darás la independencia?
Rajoy                    Ay Mas, no me seas cabrón,
                                ten un poco de paciencia.
Mas                       Cede algo, te lo pido:
                                Competencia.
Rajoy                                                  Es del Estado.
Mas                       Fiscalidad.
Rajoy                                            ¡Qué pesado!
Mas                       O me das algo, o me piro.
Rajoy                    ¿Y a dónde te crees que vas?
Mas                       Iguálame ya que estás
                                a eso que tienen los vascos.
                                Dime, ¿por qué no me das?
                                ¿Acaso nos tienes asco?
                               
Rajoy                    Es que la Constitución…
Mas                       Ya salió con el panfleto.
Rajoy                    No me tientes que te veto
                                y se zanja la cuestión.

 (entra una joven y se interrumpe la discusión)

Rajoy                    ¿Quién anda ahí?
Laia                                                             Me disculpen
                                Soy Laia Font, ciudadana.
                                Como tantos catalanes
                                me he sentido maltratada.
                               
Rajoy                    Otra que habla de la pela…
Laia                        La pela, a mí, me la pela.
                                Mariano, que no te enteras.
Rajoy                    No te me pongas violenta.
Laia                        Día a día nos afrentan,
                                nos odian, nos ningunean,
                                nos insultan y apedrean
                                por querer ser diferentes.
Rajoy                    En algo seréis iguales.
Laia                        Nos recortan a raudales
                                nuestros propios dirigentes.
                                Si es necesario habrá lucha,
                                que no nos dejáis vivir.
Mas                       El enemigo es Madrid.
Laia                        Artur, tú tampoco escuchas.
                               
Mas                       A lo que vamos Rajoy,
                                o me das algo, o me voy.
Rajoy                    Yo no estoy para dar nada.
                                Mucho tengo que quitar
                                de lo de aquí y lo de allá,
                                que la Merkel se me enfada.
Laia                        Pues recortad de lo vuestro,
                                quitaos dietas y pensiones.
                                ¡Ahorraríamos millones!
Rajoy y Mas       No saques los pies del tiesto.

(un chico irrumpe en la sala colándose por una ventana abierta)                               
Mas                       ¡Pero bueno, otro que entra!
Carlos                   ¿Es que no soy bienvenido?
                                No soy ningún forajido.
Rajoy                    Al menos llama a la puerta.

Carlos                   No tenía tiempo, huía.
Rajoy                    ¿de quién?
Carlos                                                  De la policía.
Mas                       Este es de los peligrosos.
                                Nuestra poli es más segura
                                barriéndonos la basura.
                                Mariano, ¿te mando mossos?
Carlos                   Soy tan solo un ciudadano.
Laia                        Bienvenido pues, hermano.
Rajoy                    Preséntate por lo menos.
Carlos                   Me llamo Carlos Hernando.
                                Estaba ahí fuera, acampando,
                                y me echaron los maderos.
                               
Mas                       Y de lo nuestro…
Carlos                                                       ¿Qué opino?
                                Mucho no me ha de importar,
                                prefiero poder trabajar
                                como todo hijo de vecino.
Mas                       ¿Y por eso has de escapar?
Carlos                   Es que también yo reclamo
                                que la crisis del ladrillo
                                la pague el banquero pillo;
                                en lugar del siervo, el amo;
                                el señor y no el esclavo;
                                y el que tira de falacia
                                al recortar sin piedad
                                educación, sanidad…
Laia                        Y además ¡más democracia!
Mas                       Lo que dije, una amenaza.
Rajoy                    En esto sí convenimos,
                                que lo que estos dos reclamen
                                igual que me entra me sale
                                y lo daré por no oído.
Mas                       En eso somos iguales.
                               
Rajoy                    Pidáis o no plebiscito,
                                por oral o por escrito,
                                debéis mostrar alegría
                                seáis podencos o galgos;
Mas y Rajoy       Nos ponéis de acuerdo en algo:
                                Recortes tendréis cada día.

                               

2 comentarios:

  1. Cada día me parece mejor! Bon dia;)


    (mek)

    ResponderEliminar
  2. Es que es como el buen vino. Hay que dejarlo reposar ;)

    ResponderEliminar